martes, 19 de julio de 2011

LUNES 18 DE JULIO ALFAMBRA-ADEMUZ/CASAS ALTAS

6'30 h Tras dormir en la casa de la Vila de Alfambra, que se han portado muy bien por cierto, empezamos la bajada hacia Teruel que hemos visitado. Allí hemos almorzado bocatas de calamares y vino de Cariñena, todo buenísimo. Seguimos por la nacional 330 hacia Ademuz, ha sido un día de bajadas y carretera plana bastante buena, con turismo en Teruel y un tramo de la nacional 330 muy bonito, rodeado de montañas cortadas a pie de carretera y siguiendo el río Turia todo el rato. En Ademuz hemos hablado con unos abuelos sobre los recortes de sanidad, el paro, las huelgas del metal en los años 70. En esta zona nos dicen que la crisis la han empezado a notar hace poco, especialmente en la construcción, pero la gente tiene su huerto y va tirando. Eran unos abuelos entrañables, de los que saben lo que es la vida. En Ademuz no nos ha podido acoger pero sí nos han mandado a dos kilómetros, a un pueblo muy majo que se llama Casas Altas, nos han invitado a ir a la piscina y nos han dejado el polideportivo para dormir y hacer la nuestra. La gente de este pueblo se ha portado fenoomenal. Chapeau por ellos/as.


La noche anterior habíamos dormido en este espacio cedido por el ayuntamiento de Alfambra, pequeño pero suficiente para resguardarnos del frío que era bastante intenso en esa noche y de la lluvia que amenazaba.


El puesto de información de Alfambra


La salida del punto de descanso de Alfambra en dirección a Ademuz


Posado de unos cuantos compañeros, parece que van para modelos, apuntan maneras ;)


El pueblo se expresa decorando sus fachadas con las quejas más locales, ciertamente, la indignación está tan extendida y justificada que aunque en ocasiones flojean las fuerzas del camino algo nos dice que debemos continuar, no estamos solos.


Verdades que normalmente arrastran dramas familiares, ante lo cual, sólo queda la opción de tintar un trozo de tela para expresar la realidad que se está viviendo.


 Y nosotros, pedaleando...


Y pedaleando...


Y poniéndonos guapos para la foto, para dejar constancia de lo que está sucediendo.


Se acerca Ademuz, en este cartel estaba una terrible decisión, Norte o Sur, la decisión implicaba más o menos pedaleo, a las alturas de las llegadas a los lugares, cualquier pedaleo de más pone los pelos de punta... algunos acertamos, otros no, ¡¡se la vie!!


Vista desde la carretera de acceso de Ademuz...


Y su entorno.


Los compañeros que se preocupan de gestionar con las autoridades locales nuestra ubicación en cada pueblo, gracias por lo bien que lo hacéis.


Los entrañables abuelos de Ademuz, nos dieron conversación, consejos sobre el camino y alguna que otra batallita, que enrrollados y qué bien nos acogieron.




La llegada al punto de encuentro estaba después de una terrible cuesta, los compañeros llegaban exhaustos, para muestra un botón.


Más abuelos


El dueño del bar en el que estuvimos conversando y esperando a todos los compañerxs. 


Más llegadas sufridas.